Atenas en estado puro

¡Hola! ¿Qué tal estáis? Espero que muy muy bien.

Os había comentado anteriormente que haría un post solo para las visitas a los sitios arqueólogicos en Atenas. También os quería contar otra cosa. ¿Os acordáis cuando os dije que me gustaría ir a Capua y Paestum? Pues bueno, ¡En febrero iremos! Cada vez que hemos ido a Nápoles nos ha costado 70€ cada billete (140€ en total) y esta vez hemos comprado los dos por 84€. Era una ocasión que no podíamos desperdiciar. En anteriores ocasiones, para ir a Pompeya y Herculano, hemos tenido que ir a Nápoles y desde ahí coger un tren. Para Capua y Paestum, más de lo mismo. Así que ya os contaré qué tal. Estoy muriendo de ganas de ir, en serio.

Bueno, aquí os dejo el post.

Os había contado que compramos un ticket general de 30€ que incluía las visitas a los sitios más importantes de Atenas, os lo vuelvo a recomendar mucho.

La biblioteca de Adriano

Atenas me da la misma sensación que Roma. Sabes que estás en una ciudad actual, aún así te encuentras ruinas y construcciones antiguas y no lo ves fuera de lugar. Han conseguido acoplarse armoniosamente y eso les da un encanto único.

Antes de viajar me gusta leer sobre lo que voy a ver para así hacerme una idea general. No me gusta pararme delante de cada explicación que ponen cerca de los monumentos. Más bien me gusta recorrerlo todo, imaginar como fue, y si hay algo que no me suena o no recuerdo entonces sí me paro a leer. Si me tuviese que parar a cada rato se rompería la magia, a mi parecer.

La biblioteca es un recinto abierto con lo poco que queda de las estructuras de los edificios que hubo en su momento, da la misma sensación que caminar en un foro por ejemplo.

Para ser las fechas que fueron (18-21 de noviembre) hacía bastante calor. Iba un poco asustada la verdad porque me habían dicho que en Atenas hace mucho frío, había mirado el tiempo y ponía que sería terrible y que además llovería todos los días durante nuestro viaje ahí… ¡Pero no! No nos hizo falta usar la chaqueta ni un solo día, ni los guantes, ni el gorro. Nada de nada. No es que hiciese sol, porque de hecho estaba un poquito nublado, pero si era agradable. Eso sí, justo en el bus de camino al aeropuerto cuando teníamos que volver a Barcelona empezó a caer el diluvio universal… Incluso nos retrasaron el vuelo por eso pero no me puedo quejar, tuvimos mucha suerte.

Eric estaba indignadísimo al ver que habían usado este capitel de mármol para mezclarlo con otros trozos de piedra para hacer una pared.

Ágora Romana

Esto me hizo mucha ilusión. Fue un regalo de Julio César.

En comparación con el foro de Roma este está muy vacío y es más pequeño. Seguramente se llevaron gran parte de las piedras para construir otras cosas. Me valió la pena por la entrada que veis en la foto de arriba.

Sitio de culto a Trajano

Este recinto no está abierto al público, hay una reja que limita con la calle pero aún así se puede ver todo. Es un complejo enorme, según lo que ponía la inscripción era algo así como una iglesia donde se rendía culto a mi adoradísimo Trajano y se ensalzaban sus glorias. Algo así como su club de fans, vaya.

Ágora de Atenas

Esta visita no dejó nada que desear. Muy agradable, el recinto enorme, con muchísimas cosas que ver y además tenía vistas a la Acrópolis. Si os fijáis al fondo a la izquierda de la foto la podréis ver.

Después de ir todo en subida llegas al templo de Hefestión. Desde lejos se ve pequeñito, pero cuando llegas…

Aquí os lo pongo de más cerca. Y en la siguiente no, la que va después os pongo una foto desde un costado.

Nos hicimos esta foto justo delante del templo de Hefestión y al fondo podéis ver la Acrópolis.

Aerópago

Cuando se va de subida rumbo a la Acrópolis primero se ve un espacio abierto desde el que se puede hacer fotos a toda Atenas por un lado, luego se ve un poco de bosque por otro y la Acrópolis está detrás a la derecha.

La Acrópolis de Atenas

No tengo palabras para expresar lo que sentí, en serio. Y me da rabia porque profesores que he tenido me soltaban lo típico de: “pues si no sabes explicarlo es que no lo has entendido” y entonces se siente un poquito raro. Pero bueno, me dije que no creo que haya mucho que entender ni que explicar. Al que le guste ver piedras y viajar al pasado sabrá de que hablo sin tener que explicárselo. Si no, no se entendería aunque lo intentase explicar. Sócrates, Platon, Aristóteles y mi profesor de literatura griega, el señor Carlos Garriga, estarían muy orgullosos de este planteamiento.

El Partenón

Me entró un poquito de nostalgia, recordé que en historia del arte en bachillerato tuvimos que estudiar estos edificios y yo pensaba que era un rollazo macabeo y qué que me importaba a mi el estilo, los materiales, la época y vaya a saber que más. Tampoco esperaba nunca verlo en persona. Lo mismo me pasaba con la antigua Roma y es que en ese momento el centro de mi pasión era solamente el antiguo Egipto. Luego ya fui abriendo mis horizontes mentales.

Ya lo comenté en el post anterior, pero es que me encanta, hay muchísimos gatos y muy bien cuidados. ¡Es una pasada! Son gorditos y muy adorables. Los hay por todas partes.

El Erecteion
Templo de Atenea Nike
Propileos y Templo de Atenea Nike
Teatro de Dionisos

Esta estatua me recordaba a Trajano

Puerta de Adriano

Templo de Zeus Olímpico

Si tuviese que prescindir de una visita sería de esta. Es la que menos vestigios tiene y no está muy cerca que digamos, creo que caminamos una media hora, yendo despacio. No es decepcionante, sin embargo es como que no acaba de encajar con lo que se espera.

¡Espero que os guste!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s