Costa Amalfi, Italia

¡Hola! ¿Qué tal estáis? ¿Cómo os va el veranito? Espero que genial.

Hoy os escribiré sobre Amalfi. Que fue lo último que visitamos antes de volver a Barcelona. Fuimos desde Nápoles en autocar, está a una hora de distancia más o menos y vale 10€ el billete. Primero pasamos por Positano, ya que era la parada anterior y sinceramente me sentí un poco triste ya que viendolo por encima la verdad es que hubiese preferido quedarme ahí y no ir a Amalfi. Pero bueno, era lo que teníamos planeado, ya estaba en el itinerario y teníamos reservado el Airbnb así que no había nada que hacer. No es que Amalfi no me gustase, es que sentí que Positano me habría gustado mucho más, me dio esa sensación y yo me fío de mis sensaciones.

Positano

Según lo que me contaron, Amalfi es conocida por los limones. Están por todas partes, de ahí que tengan mucho limoncello, aunque a mi no me gusta… Y no es nada personal contra Amalfi. Es que es muy amargo, aún así descubrí algo que me encantó: el meloncello. Es más dulce, más cremoso y está muy bueno. Otra cosa de la que me enteré es que igual que el Aperol Spritz también se puede pedir meloncello o limoncello spritz, ¡una pasada¡

Catedral de Amalfi

Amalfi parece un pueblito sencillo de playa, con una calle principal que lo atraviesa llena de tiendas y restaurantes. Muy turístico. Como anécdota os cuento que no me llevé una buena impresión de los dueños y camareros de los restaurantes ya que tendían a ser bastante bordes y no me sentí muy bien tratada. No se si es que no les gustan los turistas o era otra cosa. Pero muy mal, la verdad. Espero que en Positano no sea así, ya que en algún momento me gustaría ir.

Callecita

Fuera de la calle principal que os comenté todo era bastante laberíntico, y con muchas escaleras hacia arriba, eso sí me gustó, había rincones bonitos y agradables, algunos restaurantes y casas con patios chulos.

Plaza en Amalfi

Lo que más llamaba la atención era la catedral, esta foto la hice desde arriba. Ya que nuestro Airbnb estaba cerca, y teníamos que pasar por ahí y bajar esas escaleras cada vez que íbamos a pasear por la calle comercial o al paseo marítimo. Porque otra cosa que hacer no había, o no la supe ver.

Plaza en Amalfi

Desde la plaza que había al final de las escaleras de la catedral se podía ir directamente al paseo marítimo por una calle estrecha, como podéis ver en la foto. Si váis de noche es muy bonito, si seguís un camino de piedra que entra en el mar y desde ahí veis Amalfi es muy muy muy bonito. Las fotos que tengo son tipo fondo negro y unos cuantos puntos brillantes que no le hacen justicia en absoluto.

Catedral de Amalfi
Tiendas

Otra cosa que descubrí es que había muchas figuritas de porcelana de un burrito cargando limones monísimo. Que al final se me fue completamente y olvidé comprar una, y eso que pensé desde que llegué que quería una para mi casa. Se ve que un artista lo hizo como agradecimiento por todo el trabajo que hacían los burritos.

Calle principal

Otro tramo de la calle donde estaban las tiendas. Había muchas joyas hechas de coral, decían que era coral de Amalfi. También había mucha artesanía con conchas y madera.

Calle principal

Como véis, son calles estrechas, con edificios blancos la mayoría, muy normal ya que pega el sol. Rara vez pasaba un coche o una moto, así que por lo general bastante calmado.

Final de la calle principal

Si se sigue la calle principal hasta el final de las tiendas, se ve así. Ya que no me llamó la atención no fui más allá.

Catedral desde dentro

Esta foto está hecha desde antes de bajar las escaleras de la catedral.

Vista desde una callejuela
Vista a la catedral
Paseo marítimo

Esta parte era muy bonita tanto de día como de noche. A un lado estaba el mar y al otro edificios decorados muy chulos. Hacía calor durante el día pero a la tarde empezaba a refrescar, era muy agradable pasear por ahí. También fuimos a la playa, nada fuera de lo común. Algo muy divertido fue que en la playa estaban celebrando el cumpleaños de un niño de cinco años y nosotros podíamos verlo todo desde arriba, porque había algo como un balcón. La madre de Eric, él y yo nos quedamos a ver la fiesta porque queríamos ver los regalos, ya que los estaban abriendo y sufríamos, más que nada al ver la cara del niño, cada vez que un regalo era ropa, zapatos o útiles escolares y nos emocionábamos y aplaudíamos cuando era un juguete porque el niño se ponía muy contento. Así decidí que cuando tenga hijos y haga fiestas por sus cumpleaños haré una lista de juguetes para los invitados, y que así no lleven un regalo que luego no les guste.

Artesanías

Aquí podéis ver algunos ejemplos de artesanías y cómo los limones son la temática principal.

Espero que os haya gustado este post. Para mi, personalmente, Amalfi debería ser una visita de paso mientras te alojas en Positano, por ejemplo. Pero no para estar dos días y un poco más como fue mi caso. Que tengáis un día genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s