Andorra, Caldea y Ordino

Hola a todos!! Espero que estéis súper bien.

Hoy os escribiré sobre nuestra última escapada a Andorra. Esta vez estuvimos un poquito más. Así que paseamos, fuimos a Ordino y como no podía faltar, también a Caldea. Como os comenté anteriormente, antes de ir me miré el Groupon para ver ofertas chulas. Por 70€ entramos los dos a Caldea y también incluía un masaje de espalda de veinte minutos cada uno.

Hacía buen tiempo, me hacía un poco de cosa que el clima estuviese igual que en Barcelona pero al final el viernes y el sábado hizo buen tiempo, había sol y todo genial. El domingo en cambio estuvo nublado y lluvioso todo el día pero bueno, no nos íbamos a quedar encerrados en el hotel.

Generalmente vamos al Andorra 2000 pero esta vez fuimos al Pyrenées también a cotillear, es un poco más fino el súper de ahí y compré un potecito de flores secas para decorar platos. También unas patatas chips de color lila que he visto que algunas personas decoran con chips de colores y queda genial. ¡Y lo mejor de todo! Encontré confitura de violetas. Ya sabréis que estoy obsesionada con esta flor. Eric compró un montón de quesos. El domingo fuimos al Andorra 2000 y ahí compramos velas, gel de baño de violetas y chuminadas varias. Volví muy contenta con las compras que hicimos.

Cuando vamos ahí, nos alojamos en el Novotel. Más que nada porque Airbnb en el centro casi no hay y los dos que hay o están ocupados o salen más caro que quedarse en un hotel. También me gusta que el Novotel de Andorra está a cinco minutos del centro, a quince minutos de Caldea y a una calle del Andorra 2000 y el agua es gratis, y a la que te bebes los botellines te los reponen ¿Qué más puedo pedir?

Cada año cambián la decoración en Caldea. Esta vez había estas bolas de plástico de colores.

Dentro hay una piscina enorme que tiene un canal que te lleva al exterior y puedes ver las montañas. En invierno es muy chulo porque sales y hace un frío que pela y en el agua se está a gustito. Cuando nieva es la bomba. No sé, hay que vivirlo. También pasa que yo me emociono por todo e igual os lo estoy maximizando y luego diréis que no es para tanto…

Esta es la vista de Caldea desde la piscina exterior.

Esta es la vista desde la piscina exterior hacia las montañas.

Solo comimos fuera dos veces y ambas en el Tagliatella de ahí. Me enteré que habían renovado el menú y no me lo quería perder por nada del mundo.

Esto me robó el corazón. Se llama Lomo Consenza. Estaba tremendo, era un poco tirando a dulce y se notaba el sabor a salsa de carne y también un toque de setas con crema. Muy rico.

Me gusta pedir pizza cuando voy. Es el único sitio donde mezclan dulce y salado en los platos y eso es algo que me fascina. Esta llevaba confitura de melocotón, bacon, tomate y albahaca. Un 10.

Esto fue lo único que si nos arrepentimos de pedir. Bueno Eric, porque era su plato y yo me quedé sin poder gorronearle la mitad porque no me gustó. Es el típico calzone que te puedes hacer en casa. Por dentro solo llevaba queso.

Yo pedí pizza de foie con perlas de frambuesa. No hay palabras suficientes que hagan honor a semejante cosita rica, deliciosa y bien hecha. Un 100.

La noche del sábado nos animamos a ir a tomar algo después de cenar y encontramos un bar súper chulo, de tres plantas. Yo flipaba, nunca había visto un bar de tres plantas. Tampoco es que salga mucho. El bar se llama Iqos Lounge, estuvimos en la segunda planta que tiene una pared de cristal y unas poltronas de mimbre muy cucas y podías sentarte y ver la gente que pasaba, muy chulo. Eric pidió un Sweet Sky. Eso te empalaga solo de mirarlo… Llevaba yogur, mango, fruta de la pasión y no sé qué más. Yo lo veo más tipo mousse-granizado de postre en un restaurante que no de copa en un bar, pero eso ya cada uno. Yo pedí un Mojito Italiano, como buena obsesa de Italia no podía hacer menos. El caso es que llevaba guindilla, albahaca, romero, naranja y más cositas que no recuerdo. Me gustó mucho mucho.

Aquí un primer plano de esta magnífica obra divina.

El domingo lo pasamos en Ordino. Por suerte conocimos a una señora muy maja, de Albacetem que iba a Ordino a visitar a sus nietas y nos dijo en qué parada bajarnos y nos explicó dónde ir a pasear. Ordino es un pueblito muy cuco, con mucho encanto, o sea sientes que estás en un pueblo, el aire huele diferente, oyes los pajaritos, ves muchas flores silvestres, las casas están hechas de piedra… vamos que no me importaría vivir ahí.

El pueblo en sí es pequeño, hay dos museos, cuatro tiendas y diez restaurantes. Pero casi todo estaba cerrado así que fuimos campo arriba, porque era a eso a lo que íbamos.

Este es el patio de un museo. Aquí nos pilló una lluvia salvaje que tuvimos que resguardarnos un rato en algo que parecía una fuente con techo.

Cuando dejó de llover pudimos caminar por el centro.

Las calles son muy pequeñas y de piedra. Es todo literalmente de piedra. Me encantó.

Más callecitas de piedra y yo venciendo mi fobia a las fotos según yo porque parezco una guayaba.

El final del centró ya lo marca una catedral, no se puede ir más allá, pero desde el balcón se puede ver más montaña.

Espero que os haya gustado!

2 comentarios en “Andorra, Caldea y Ordino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s